fast fashion

Fast Fashion: Cuatro temporadas en un día

Tradicionalmente, las marcas de ropa solían presentar un par de colecciones por año; otoño-invierno y primavera-verano. Pero con la introducción del ‘Ready to go’, y el auge del ‘Fast Fashion’, las marcas de lujo comenzaron a aumentar el número de colecciones y pre colecciones, así ofreciendo hasta más de cinco colecciones por año. El gigante de la moda H&M incluso lanza de 12 a 16 colecciones por año. También Zara lanza aproximadamente una colección cada dos semanas.

Recursos limitados

Hemos superado con creces los límites de la explotación de la tierra, generación de residuos, consumo de agua, emisiones de CO2, biodiversidad y más. El panel intergubernamental sobre el Cambio Climático afirmó en 2018 que solo tenemos diez años para intentar evitar una catástrofe, y esto tiene mucho que ver con la gran cantidad de prendas que se producen.

La industria de la moda sabe muy bien que la sostenibilidad, la salud y la conciencia ambiental cada vez generan más interés en la sociedad actual. Estos intereses se han alentado aún más por el brote de la pandemia Covid-19, el cual ha aumentado la preocupación de los consumidores por la sostenibilidad y el compromiso social.

Fast Fashion, novedades constantes

Varios estudios muestran que cambiar de colección cada pocos días o semanas aumenta la necesidad de comprar ropa nueva, ya que contribuye a la sensación de perder la oportunidad, o FOMO (miedo a perderse).

En The Secret of Zara’s Success, en un capítulo del libro Fast Fashion: ‘Business Model Overview and Research Opportunities’ (Ed. Springer, 2015), los autores explican que el surtido dinámico de ropa ha sido fundamental. Inditex, por ejemplo, pasó de vender 697 millones de prendas en 2008 a más de 1.597 en 2018, aumentando sus ingresos un 129%. Entonces, en pocas palabras, la sobreproducción es rentable.

Cada año, se producen en todo el mundo aproximadamente 100.000 millones de prendas y 23.500 millones de zapatos (según Fast Feed Grinded). La Fundación Ellen McArthur afirma que si la industria de la moda sigue con este rumbo, será responsable de una cuarta parte de todas las emisiones humanas de CO2 para 2050. La Comisión Económica para Europa de las Naciones Unidas (CEPE) estima que el 40% de la producción anual mundial nunca llega a su primer uso.

El stock es la clave

Debemos aceptar que la sobreproducción está afectando fuertemente al medio ambiente. Esto es particularmente importante en términos de eliminación y contaminación en los países emergentes, donde los productos y la ropa sin vender terminan en los vertederos. Tekstila compra enormes cantidades de prendas nuevas directamente de empresas de moda y las vende a distribuidores internacionales predeterminados.

Protegemos la marca y cumplimos con las estipulaciones de venta acordadas con las firmas (geográfico, canales de venta, perfiles de distribuidores, etc.)

Nuestro principal objetivo es dar un primer uso a millones de prendas nuevas, honrando y respetando los recursos naturales utilizados en su producción. Y lo hacemos a través de un modelo de negocio circular y rentable para todos: marcas de moda rápida, distribuidores internacionales y consumidores. Nos aseguramos de que la naturaleza no se desperdicie.

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Fashion brands you don't want to miss

Be first to discover new arrivals of unsold and shop return fashion collections from brands. Only professional channel

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?