Muerte por éxito: las devoluciones del e-commerce

En las últimas décadas hemos sido testigos de una verdadera transformación de la forma en la que hacemos nuestras compras. Es probable que todos empezáramos a comprar en línea aquel producto raro que no encontrábamos en las tiendas que teníamos cerca, pero el e-commerce se ha expandido de manera progresiva hasta el punto de que ahora nos descubrimos comprando en internet cosas que podríamos encontrar fácilmente en nuestra ciudad. 

Por lo que respecta a la ropa, a medida que las compras en línea se han vuelto más fáciles y cómodas, un número cada vez mayor de clientes ha cambiado la molestia de los probadores por la tranquilidad de sus espejos de cuerpo entero en casa. Pero ¿cómo es que tantos clientes se arriesgan a comprar en internet prendas que pueden no quedarles bien? Una de las razones de este crecimiento explosivo de las compras en línea ha sido la implementación de políticas de devolución sencillas: cómpralo todo, devuélvelo después.

Sin embargo, estas exitosas políticas de devolución están muriendo de éxito, por así decirlo, ya que las devoluciones se están convirtiendo en uno de los mayores problemas del e-commerce. La tasa media de devoluciones de los comercios físicos es de un solo dígito, mientras que la de los comercios online oscila entre el 15 y el 30 %. Esta tasa es aún mayor en moda debido en parte al bracketing (la práctica de pedir varias tallas o estilos con la intención de devolver las que no valgan o las que no gusten). Ahora muchos comercios ofrecen envío y devoluciones gratuitos y códigos de descuento frecuentes, lo que promueve más compras y más devoluciones. Según la National Retail Federation, se calcula que el año pasado los consumidores devolvieron 428 mil millones de dólares en mercancías a los comercios, aproximadamente el 10,6 % del total de ventas al por menor en 2020 (incluidas tiendas físicas). No tenemos los números para las devoluciones en Europa.

Las empresas tiran prendas en perfectas condiciones mucho más a menudo de lo que pensamos, simplemente porque hacer cualquier otra cosa con ellas no les sale rentable. Todo ese material no deseado se acumula. Algunas prendas se desarman para reutilizar sus piezas, pero otras van directamente a un incinerador o a un vertedero. Por eso, en Tekstila buscamos soluciones para desviar estas prendas nuevas y sin usar a través de los canales de stock comerciales, para que todas puedan tener su primer uso. Queremos que toda la ropa se use y, dado que solo una pequeña cantidad de las prendas devueltas puede volver al mercado general, también encontramos nuevas oportunidades de venta para ellas. Como siempre, las marcas pueden encontrar una solución para el stock que no han vendido con nosotros para recuperar la inversión y asegurarse de que su marca se vende en canales protegidos, países específicos y perfiles de distribuidores seleccionados. 

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Fashion brands you don't want to miss

Be first to discover new arrivals of unsold and shop return fashion collections from brands. Only professional channel

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?